9 de junio de 2014

Alguien dice tu nombre - Luis García Montero



«Todo cambia, pero nos quedan los recuerdos. Se levantarán edificios, se asfaltarán los arrabales, se urbanizarán los descampados, pero tú recordarás siempre la geografía de este verano. La realidad es una alegoría para la memoria. Todo lo que nos afecta permanece en nosotros, aunque se pierda en el tiempo.»
 En el verano de 1963 España se muestra triste, espesa y encogida. El tiempo parece haberse detenido en el calendario y a todos les duelen los pies al caminar por la vida, como si les hicieran daño los zapatos. Pero en cualquier momento la suerte puede cambiar: por las grietas del presente gotea un poco de esperanza.
 Este verano seco, caluroso y desatinado es el del despertar de León Egea. Alejado del ambiente claustrofóbico de su pueblo y herido por la literatura, comienza a trabajar en la editorial Universo y vive su primer amor. En los momentos difíciles es importante apostar por el futuro en cómodos o incómodos plazos. Porque el futuro no será de los indiferentes.
 Pero hay que poner nombre a las cosas. Es lo que las hace reales, lo que les da consistencia. La ciudad detenida en el tiempo es Granada, Consuelo es la mujer bella e inevitable de la que se enamora León y el porvenir no lleva otro nombre que el del compromiso. Sí, todo empieza con el nombre.


Hoy vengo con mi primera novela que me leo de Luis García Montero, un escritor muy conocido, Alguien dice tu nombre.

Todo ocurre en apenas tres meses, lo que dura el verano. Un chico, León Egea, es contratado para trabajar durante los meses estivales en una editorial que vende enciclopedias, la editorial Universo. A partir de esta editorial, parte toda la trama.

León, nos va narrando en su cuaderno, pensamientos, reflexiones y sucesos que le van pasando día a día: como vende las enciclopedias, lo que pasa en los viajes para vender esas enciclopedias, como se enamora por primera vez, como era su vida antes y después de su paso por la editorial Universo.

Aunque el protagonista principal es León Egea, nos encontramos a dos protagonistas más muy importantes: Vicente y Consuelo. Dos de las personas que más loco volverán a León. Aunque es un libro corto, y narrado por uno de los protagonistas, podemos vislumbrar sin lugar a dudas cada rasgo singular de cada uno de ellos.

Una de las cosas que más me ha gustado es que toda la historia pasa en Granada: parece que es una ciudad muerta, sombría, pero cuando menos te lo esperas te cambia todo y ya no todo es gris como te puedes imaginar al principio.

Con una forma de narrar particular, con muchas frases cortas, muchas descripciones mediante el uso de adjetivos nos vamos orientando en una época dura que era la de años 60. Nos recrea tanto la vida de León como la vida enrarecida que había en España: aunque parecía que todo pasaba igual y nada cambiaba había algo que se estaba moviendo y que poco a poco se transformaría en algo mayor. 

Sí, y como a mí me gusta… hay un giro final grandioso. Yo nunca me lo hubiera planteado, pero te das cuenta que condiciona toda la novela; le da esa sal que quizás en algunos momentos le faltaba por la narración algo lenta que tiene. Con el final, entiendes muchas de las cosas que León ponía en su cuaderno, que ni él ni tú podías entender sobre el carácter de su compañeros de la editorial.

Es un libro corto, poco más de 200 páginas sin capítulos. Con una narración lenta, ágil, va profundizando en lo que va siendo en la vida, no se queda en lo que se ve, sino va más allá de lo que se espera. Una novela que necesita un tiempo para digerirla y llegar a entenderla. Como la he calificado, es una narración poética escrita en prosa que necesita de una valoración lenta para cuantificar el valor que tiene.

El pasado fin de semana pude acercarme, como ya sabéis, a la feria del libro en Madrid, y pude hablar un poquito con Luis, un hombre muy amable. Le comenté que tenía un blog, y muy simpático él me escribio esta dedicatoria: 



En resumen, una novela de corte narrativo en la que mediante un diario, León, nos va introduciendo en su vida y en sus reflexiones; vamos viviendo todas sus aventuras y sus obsesiones; conoceremos a Consuelo y a Vicente, dos de las personas que cambiaran la vida de León. Poesía hecha prosa. Una joya que hay que asimilarla lentamente y sin prisa.




Gracias a la editorial Alfaguara por el ejemplar

Image and video hosting by TinyPic

9 comentarios :

  1. Hola :D
    No me llama mucho este libro...
    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  2. Pues este libro no me llamaba mucho la atención hasta que he leído tu reseña que ha despertado mi curiosidad por el. Besos

    ResponderEliminar
  3. Pues a mi me apetece, creo que tiene alma este libro, ya veremos.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Me llama bastante la atencion, es algo diferente a lo que suelo leer pero no pinta mal, y ademas no esta mal probar cosas nuevas.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Creo que puede estar bien así que, aunque no se parece demasiado a lo que suelo leer, tomo nota. Un besote :)

    ResponderEliminar
  6. Tiene muy buena pinta. Me apetece leerlo.

    ResponderEliminar
  7. A pesar de no haber podido entrar en el sorteo, me he leído tu reseña! me parece interesante un libro en formato diario, aunque es cierto que a veces se convierte en algo lenta... ahora me has picado la curiosidad con ese giro final!

    ResponderEliminar
  8. lo terminé ayer y ME HA ENCANTADO!. prosa poética es la palabra que mejor lo define, así que has dado en el clavo!
    besoss!

    ResponderEliminar
  9. Este no me llama la atencion, lo dejo pasar.

    Saludos

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...