21 de enero de 2015

La química de la muerte (1) - Simon Beckett




Serie David Hunter:

1.- La química de la muerte
2.- Entre las cenizas
3.- El susurro de los muertos
4.- La voz de los muertos


David Hunter es un antropólogo forense experto en la descomposición de los cadáveres. Tras una tragedia que destrozó su vida, decide abandonar su prometedora carrera y refugiarse en Manham, un pueblo aislado en las ciénagas del condado de Norfolk, en Inglaterra. Su vida transcurre sin sobresaltos como médico de cabecera, hasta que en un bosque cercano unos niños hacen un macabro hallazgo: un cadáver en avanzado estado de descomposición con unas alas de cisne intactas pegadas a la espalda. Cuando la policía local, desbordada por los hechos, le pide ayuda para resolver el caso, David tiene que enfrentarse a sus fantasmas personales y a la suspicacia de la gente del pueblo. Entretanto, una ola de terror e histeria, hábilmente orquestada por el cura, recorre Manham. Es entonces cuando desaparece otra mujer y David no tiene más remedio que ponerse a trabajar a contrarreloj para averiguar quién es el asesino y si existe salvación posible para su siguiente víctima.



Cuando vi este libro supe que tenía que leerlo, y tanto es que lo leí sin saber absolutamente nada del libro. Una novela negra distinta: La química de la muerte.

Estamos acostumbrados a leer libros de novela negra policial, desde el punto de vista del policía o incluso desde la víctima o de sus familiares… pero ¿por qué no desde el punto de vista de un médico antropólogo? Una vuelta de tuerca para este tipo de novelas tan saturado, pero que a muchos nos encanta y que los autores nos hacen ser investigadores por momentos.

Una historia de verdad, dura, cruel e inesperada. La historia nos la va contando David Hunter, un hombre con un pasado tortuoso que no le deja vivir tranquilo. Para ello, decide ir a un pueblo remoto de Norfolk, en Inglaterra y dejar Londres donde antes tenía una vida plena.

Allí, accede a ser el sustituto del médico del pueblo, éste ha sufrido un accidente y no puede llevar la carga de tantos pacientes. Allí, está tranquilo y seguro, tiene una vida apacible, aunque sea el forastero. Tras pasar unos cuantos años, aparece un cadáver en el bosque cerca del pueblo. No sé sabe quién es, aunque parece una mujer. Lleva muerta varios días y la autopsia del patólogo no dice demasiado a la policía. Tras haber averiguado la policía el pasado de nuestro Hunter, deciden pedirle asesoramiento para poder averiguar algo más sobre el cadáver de la mujer y sobre el supuesto asesino. David, al principio rehuye de su antigua actividad, pero tras haber visto el cadáver, decide ayudar.


Hasta aquí el resumen de la historia. Es una historia que hay que saborearla e ir descubriendo a nuestro protagonista y su trabajo poco a poco. David es un hombre que no olvida su pasado, tiene pesadillas casi cada noche y no quiere volver a ser un hombre libre. Lleva su pena encima y por ello, se escapa al lugar más recóndito de Inglaterra, allí descubre su profesión como es la medicina, aunque de distinta manera; aunque sea un forastero para el resto de ciudadanos, se siente agusto y libre de sus “muertos”. Lo que no sabe que volverán, y que él tendrá la llave que encierra todo. Él será la clave para analizar los cuerpos y para poder salvar a la siguiente víctima. Sin pretenderlo, volverá a sentir las sensaciones que hacía años no sentía: nos revelará los datos que nunca podíamos imaginar que un cuerpo muy descompuesto nos puede dar.

El autor usa un lenguaje diferente, original y muy sugerente. Nos hace participes de cada detalle de la investigación médica-forense de los cadáveres. Hunter nos ofrece datos, quizás para algunos, algo escabrosos y morbosos. Con un lenguaje simple, pero a la vez complejo, iremos viendo como Hunter puede llegar a saber elementos que la policía nunca podría alcanzar. Aquí os dejo una muestra de lo que nos espera, es el comienzo del libro:


“el cuerpo humano empieza a descomponerse cuatro minutos después de la muerte. Lo que hasta entonces era un recipiente de vida atraviesa su última metamorfosis fagocitándose a sí mismo. Las células se disuelven. El tejido se vuelve líquido y después gas. Inanimado, el cuerpo se convierte en un inmóvil festín para otros organismos. Primero las bacterias, después los insectos. Moscas. Ponen huevos, que no tardan en abrirse. Las larvas se alimentan de ese caldo rico en nutrientes, luego migran. Lo abandonan de forma ordenada, avanzando en perfecta procesión, siempre hacia el sur. A veces hacia el sureste, o el suroeste, pero nunca hacia el norte. Nadie sabe por qué”

El libro es una auténtica obra, rodeado de una ambientación escalofriante, nebulosa y oscura. Un libro que con toques irónicos el protagonista nos irá descubriendo el pueblo, el ambiente tan cargado en el pueblo tras los recientes episodios, como la desesperación y el terror se apoderan de la gente y cómo de esa histeria colectiva el sacerdote del pueblo consigue que el miedo y la angustia se queden y que solo la religión sea la salvación para esa macabra situación. Avanzando las hojas, la tensión va en aumento porque se intuye que el final está cerca, y la acción y la intriga van in crescendo para mantenernos en tensión hasta un inesperado final.



En resumen, La química de la muerte es una novela policial distinta a lo que normalmente se lee. Una historia de asesinatos en la que mediante un antropólogo descubriremos la auténtica crueldad de los humanos y como la naturaleza va haciendo su trabajo para cerrar la cadena. La novela está llena de intriga, tensión, ansiedad y giros finales; sentiremos la claustrofobia, la maldad y el miedo. Una historia verdadera, con mucha verosimilitud, y con mucho gancho. Un protagonista que te hará sentir y seguirás leyéndolo en los siguientes libros.


Image and video hosting by TinyPic

12 comentarios :

  1. Me parece novedoso el punto de vista lo que me da pereza es comenzar una nueva serie porque siempre em quedo con ganas de leerme todos aunque sean independientes.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Interesante, la verdad que me llama mucho el punto de vista desde el que se escribe la novela, y el género negro y policial me encanta, así que me lo apunto. Aunque lo que echa un poco para atrás es que sea una serie, actualmente tengo muchas comenzadas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. pues nada... habrá que veerlo :)
    un beesito

    ResponderEliminar
  4. Tiene muy buena pinta, sobre todo que te lo cuente desde una perspectiva diferente :D

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
  5. No la conocía pero tiene buena pinta y el planteamiento es cierto que es diferente
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Me tengo que poner ya con este autor que todos habláis maravillas.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. ¿Antropologo forense como Bones? A mi ya me tiene ganada este libro solo con la palabra quimica del titulo. Le tengo el ojo echado desde hace tiempo, a ver si me puedo hacer con el y buscarle un hueco.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola!
    También me parece muy original el punto de vista. Me lo apunto!
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  9. Hola guapa!
    Me lo llevo apuntado, creo que me gustara, pues la trama se ve interesante. Besotes

    ResponderEliminar
  10. Hola guapa!
    Pues no pinta nada mal.. No lo conocía!
    A ver que tal sigue la saga :)

    Un besote.

    ResponderEliminar
  11. He visto varias reseñas muy buenas de esta serie. El punto de vista es novedoso pero la verdad es que con tanta novela policíaca tienen que inventarse algo nuevo para destacar del montón. Por eso ahora hay cada vez más novelas sobre forenses, profilers etc, creo. Gracias por recordarme a Hunter, a ver si por fin leo algo de la serie.
    besos

    ResponderEliminar
  12. No me llama tanto como para leer una saga de varios libros. Un besote guapa :)

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...