7 de agosto de 2018

La mala semilla - Toni Aparicio


La mala semilla
Toni Aparicio
SUMA, 2018
424 págs.
Serie:  autoconclusiva

Sinopsis

Una prometedora teniente en el momento más duro de su carrera, una mujer asesinada de forma violenta, un niño desaparecido y un sinfín de secretos inconfesables...
La carrera de la teniente Beatriz Manubens es una de las más prometedoras de la UCO, sin embargo, la muerte accidental de un menor durante un tiroteo hace que se sienta incapaz de volver a empuñar un arma. Completamente abatida regresa a Albacete, su tierra natal, para esconderse del mundo. 
Juan Cebreros, brigada de la Guardia Civil en Riópar encuentra el cadáver de una mujer que presenta grandes signos de violencia en el nacimiento del río Mundo. Anabel Ramos, la víctima, se perfila como una completa desconocida para los lugareños. De ella solo se sabe que vivía en una casa rural con Adrián, su hijo, un niño de seis años al que parece haberse tragado la tierra. 
La desaparición de Adrián se convierte de inmediato en noticia y es portada de todos los medios de comunicación y todo el mundo coopera para encontrarlo lo antes posible. Consternada, la teniente Manubens descubre que la mujer asesinada fue una de sus mejores amigas de la adolescencia. En una carrera contrarreloj intentará hacer lo posible por encontrar al pequeño con vida, mientras lucha contra sus propios demonios.

Opinión

Hace dos años leí el primer libro de Toni Aparicio, me pareció una buena novela policiaca de suspense y este año ha vuelto con un nuevo libro muy apetecible que está cosechando muy buenas opiniones, La mala semilla.

En pleno Río Mundo en Riópar aparece el cadáver de una mujer llamada Anabel y se descubre que su hijo de diez años ha desaparecido: se sabe que estaba con ella en ese momento y nadie sabe si ha huido o lo han raptado. La investigación cae en manos del guarda civil de Albacete, Cebreros, pero enseguida llega la UCO de Madrid para hacerse con el caso y pronto esclarecer los hechos. Por otro lado, conoceremos a Beatriz, una teniente de la UCO en proceso de baja por depresión tras ocurrirle un suceso muy trágico meses antes. Está en Albacete con sus padres, y cuando se entera de la muerte de Anabel y la desaparición de su hijo Adrián decide resolver ella misma el caso: conocía a la víctima muy bien, fue amiga suya durante años hasta que le perdió de vista cuando se marchó del pueblo hace ya muchos años. Durante la investigación descubrirá datos de Anabel que darán la clave para descubrir a su asesino y el paradero de su hijo.

La mala semilla es claramente una novela negra policíaca: con una gran investigación policial, una protagonista en pleno proceso de recuperación tras un trágico accidente, varios sospechosos, y una trama con muchas tensiones personales. La novela marca un buen ritmo desde el primer capítulo y continuando con una muy buena investigación, con pistas, con interrogatorios y terminando con un final sorprendente ya que el asesino es alguien que ni el más avispado se espera.

Una de las mejores cosas que tiene esta novela son sus protagonistas. Me ha gustado mucho dos de ellos: Beatriz con sus dramas personales y profesionales que con este nuevo caso le afloran y reavivan más sus recuerdos y el autor ha sabido jugar con el personaje ya que es una protaognista muy pasional y aflora sentimientos en el lector ya que entendemos por lo que está pasando y justificaremos su comportamiento; y por supuesto Cebreros, un guardia civil en proceso de jubilación que revive intentando averiguar y conocer quién ha podido matar a Anabel. Este dúo me ha encantado y me ha sabido a poco. Tienen pocas escenas juntas, pero me han parecido una pareja amena, fresca y adorable. Hay varios personajes más, hay buenos, malos, pero todos ellos bastante bien marcados personalmente, y que resultan creíbles a la vez que singulares.

Una novela que me he leído en dos momentos y que me ha gustado mucho más que la primera novela del autor. Se nota la madurez, la corrección de fallos anteriores, y no comete sobreactuaciones irracionales en ningún caso. Con una narración a partes iguales entre descripción y dialogo, consiguiendo atraparnos en una ambientación tan sorprendente e inigualable como es Riópar y el nacimiento del Río Mundo, un enclave único en España describiendo una zona preciosa en la que un crimen pone patas arriba un pueblo y hace florecer uno de los secretos mejor guardado. El autor transmite oscuridad y secretismo en la trama con unos personajes excelentes y una tensión in crescendo a medida que nos acercamos al final, donde la acción aumenta y nos sorprende una vez más. Una novela policiaca a ritmo de thriller fácil de leer, muy entretenida y absorbente en su recta final y que recomiendo sin duda para pasar un rato estupendo y totalmente enganchado.

Recomendado: Sí,
novela policiaca excelente

17 de julio de 2018

El chico que nunca llamó - Rosie Walsh


El chico que nunca llamó

Rosie Walsh
Plaza&Janés, 2018
384 págs.
Serie:  autoconclusiva

Sinopsis

Ha encontrado al hombre perfecto.No sabe que está a punto de desaparecer.
Si alguna vez has estado esperando una llamada que no llegó, este es tu libro. 
Toda gran historia de amor esconde un secreto...
Sarah conoce a Eddie, se enamora perdidamente y pasan juntos seis días maravillosos. Ella está convencida de que esta vez es de verdad, nunca ha estado tan segura de algo. Así que cuando él dice que debe marcharse unos días y promete llamarla desde el aeropuerto, Sarah no duda de que lo hará. 
Pero Eddie no llama ese día. No el siguiente. Ni el otro. 
Los amigos le aconsejan que le olvide como él la ha olvidado a ella y que siga adelante. Sin embargo, está convencida de que ha tenido que pasarle algo que explique su desaparición. 
Y cuando decide buscarle, abre sin saberlo una puerta cerrada desde hace mucho tiempo.

Opinión

Este libro me tentó desde que leí sobre él. Tenía muy buenas críticas en Goodreads y me animé a leerlo, El chico que nunca llamó.

Sarah nos cuenta su historia de amor con Eddie: hace ya unos meses se ha divorciado de su marido de casi veinte años y ahora se encuentra de vacaciones en su tierra natal, Inglaterra. Ella vive en Los Ángeles y allí tiene su vida, pero en una semana con Eddie descubre que no le importaría volver a su pueblo y estar con él. Pasan una semana de ensueño, de risas, de amor, de encuentros... pero a la semana tienen que separarse porque él se va de vacaciones, pero quedan para volverse a ver y a llamarse justo cuando él regrese. Han pasado ya varias semanas y Eddie no ha llamado y no sabe nada de él. Pasan los días y Sarah sigue obsesionada y rota por la "no llamada" y total desaparición de Eddie, ¿le habrá pasado algo? o simplemente ¿no quiere nada con ella? Así comienza la historia de lucha incansable de Sarah por conocer qué ha pasado con Eddie y esa extraña desaparición.

Este es la trama de una obsesiva y adictiva novela sobre el amor y la constancia sobre el saber y no quedarse parada. La obsesión de nuestra protagonista es completa y ralla a veces la locura, pero es comprensible en su estado: se ha enamorado loca y perdidamente de una persona que ha conocido y pasado con él tan solo una semana. Pero han conectado tanto que no entiende por qué no la ha llamado y porque no responde a sus llamadas. La protagonista me ha parecido muy buena, un tanto pesada al principio y extraña, pero enseguida conectaremos con ella; entenderemos sus dudas, sus ganas de encontrar y pedir una explicación ya que seguramente alguna vez hemos estado en su lugar: esperar una llamada que nunca llegó. Eddie, el otro personaje principal, es una incógnita total: hasta que, casi al final de la trama, podremos conocerle mejor y sentir cómo ha vivido él esta situación tan peculiar. Los dos personajes son dos personas con una edad ya marcada, casi los cuarenta, asentados y con una cierta madurez, y esa misma madurez hará que el amor que surja entre ellos sea inesperado y sorprendente y sobre todo las cosas, verdadero y poderoso. Los otros personajes son todos secundarios, apenas tienen unas escenas pero realizan unas escenas entrañables, muy reales y que ensalzan una novela totalmente realista y con muchos dramas distintos a su alrededor.

Y es que esta novela no es solo una novela de amor o romántica… no. Esta novela tiene su punto trágico y dramático en el que a los personajes les pasan muchas cosas, muy de la vida misma, y eso ha hecho que me haya encandilado. La novela comienza a un ritmo más pausado, introduciéndonos en una historia que nos cuenta el pasado y el presente de los protagonistas: cómo se conocieron y qué está ocurriendo en ese momento. La historia nos la relata básicamente Sarah en primera persona y en la recta final la autora introduce un nuevo narrador consiguiendo mejor profundidad en los personajes y una mayor intriga ya que rompe el ritmo atrayéndonos aún más en su lectura. La novela está rodeada de una tensión y giros inesperados tan sorpresivos que nadie se lo espera; cierto es, que quizás el final sea previsible (nada nuevo en una novela de género romántico como es ésta), pero hasta que llegamos a ese punto, la novela crece en tensión y en intriga gracias a las mil vueltas que la autora crea.

La novela me ha gustado mucho. Al principio no conseguí pillarle el punto, porque no pasaba nada, solo me contaba una historia de amor más. Hasta que comienza a aparecer la sensación de opacidad de los personajes, los secretos, las mentiras, la obsesión de Sarah… y sabes que hay mucho más detrás de todo y que nada es cómo parecía. Una novela bonita, por momentos emotiva donde el lector rememorará aquellos días en los que una llamada tan esperada nunca llegaría. Una novela muy entretenida y adictiva, con toques dramáticos (cosa que me encanta) y con una estructura y narración que me ha gustado mucho: ágil y muy dinámica, todo ello acompañado de unos personajes responsables, muy entrañables y que me han enternecido y conmovido en momentos clave.

Recomendado: 
una lectura adictiva y con muchas sorpresas

9 de julio de 2018

Todos los veranos del mundo - Mónica Gutiérrez



Todos los veranos del mundo

Mónica Gutiérrez 
Roca editorial, 2018
320 págs.
Serie:  autoconclusiva

Sinopsis

Helena, decidida a casarse en Serralles, el pueblo de todos sus veranos de infancia, regresa a la casa de sus padres para preparar la boda y reencontrarse con sus hermanos y sobrinos. Un lugar sin sorpresas, hasta que Helena tropieza con Marc, un buen amigo al que había perdido de vista durante muchos años, y la vida en el pueblo deja de ser tranquila. 
Quizás sea el momento de refugiarse en la nueva librería con un té y galletas, o acostumbrarse a los excéntricos alumnos de su madre y a las terribles ausencias. Quizá sea tiempo de respuestas, de cambios y vendimia. Tiempo de dejar atrás todo lastre y aprender al fin a salir volando.

Opinión

Tenía muchas ganas de conocer la prosa y los libros de Mónica. Una bloguera que tiene muy buenas críticas y estos días me he decidido por fin y he leído un libro muy adecuado para estas fechas… Todos los veranos del mundo.

Helena vuelve a pasar unos días a su pueblo natal tras un tiempo, Serralles, en plenas montañas pirenaicas. Allí descubre que su madre ha remodelado su casa y la ha convertido en una casa donde se imparten cursos de cocina casera. Acude al pueblo porque se va a casar en unas semanas y la boda se celebrará allí mismo. En la casa y en el pueblo se reencontrará con los suyos: su hermana ecologista y su hermano escritor de éxito, a su madre un tanto fría como siempre y con ella recordará a su padre fallecido y sobre todo volverán los buenos momentos y los recuerdos más felices que vivió allí junto a Marc, su amigo de la infancia y de los veranos.

Este libro me ha encantado. Fácil de leer, entretenido y con mensaje final: reencuentros inesperados, los sueños conseguidos, la incontrolada y peculiar familia que nos rodea y que al final son totalmente necesarios y que, siempre nos desea lo mejor y cuando te tiene que abrir los ojos lo hace aunque duela. También me ha gustado la metaliteratura que nos rodea en todo momento, con una librería como si fuese un personaje más, tan original e interesante en un pueblo tan pequeño y con un dependiente sorprendente y con el cual conectas inesperadamente; pero también conoceremos la vida del hermano escritor ultra-ventas y nos echaremos unas cuantas risas con él y sus graciosos diálogos tan literarios; y no faltarán la hermana chinche, el vikingo florista, nuestro amado Eduardo Mendoza, Marc el vinicultor, y los vecinos y vecinas del pueblo que harán las delicias de todos los lectores.

Es un libro que contiene el género romántico en mayor medida; aborda una pequeña historia de amor con sus pros y contras, pero considero que el feel-good también está presente: la protagonista tiene que superar una vida acomodada, simple y real por una vida que antaño existía y que ya no recordaba, y romper con la realidad y su futuro por algo no tangible y el tener que superar esta etapa de su vida será complicado y veremos sus rompedoras (o no) decisiones. Un personaje que recibe nuestra simpatía desde el minuto uno gracias a su modo de contarnos sus sentimientos, sus dudas, y también por la forma divertida también de narrar ciertas escenas: la autora usa la primera persona consiguiendo transmitir mejor los sentimientos del personaje principal y a través de los ojos de Helena consigue atraernos y enamorarnos de nuevo de un paisaje de ensueño, con mucho encanto como son los pueblos perdidos, pequeños y tan queridos y recordados... y nos hace revivir los momentos felices y tristes, pero con aplomo y lleno de vida y recordando que todo se puede con esfuerzo y con ganas. Además de Helena hay varios personajes secundarios extraordinarios, algunos como he dicho muy simpáticos y adorables que despiertan ternura y recuerdos de momentos inolvidables vividos durante nuestra adolescencia en los pueblos de los abuelos y padres.

"Si en los tribunales me preguntasen bajo juramento qué es la perfección contestaría sin dudar que una tarde de verano con los pies descalzos, a la orilla de este arroyo, con un palo en la mano y aquel niño inasequible al desaliento de mi timidez"

Un libro interesante, muy placentero, quizás muy previsible, pero que lees sin apenas darte cuenta y con alegría porque intuyes que todo va a ir bien; además considero este libro el típico que te deja huella en el corazoncito por el mensaje final que te transmite: te dejan bien, te animan a no dormirte, a enamorarte, a vivir, a leer, a soñar, a ser tú misma y volver a ser feliz. Una muy buena forma de comenzar a leer a esta autora con un libro fresco y ameno, pero que lees con la sonrisa permanente en la cara, y que terminas con pena porque se te ha hecho demasiado corto y quisieras más y más de todos los personajes, preveo quizás un spin-off o novela de nuestro librero único. Una comedia romántica  feel-good (¿nuevo término?) muy visual tanto que he leído el libro visualizando cada escena, ideal para estos días; y estoy segura que repetiré muchas más veces con la autora

Recomendado: Sí, mucho
una lectura divertida, fresca y emocional